Seleccionar página
EL Camino MÍTICA

¿Por qué elegimos las latas de aluminio para nuestra cerveza artesana? Parte 1.

Creemos que las latas de aluminio son el futuro. Al menos un futuro próximo en el tiempo. ¿Por qué decidimos eso? ¡Os lo contamos!

Para definir correctamente el tema de nuestro artículo, es necesario recordar un poco al lector la teoría del embalaje de mercancías.

En la ciencia del envasado existen conceptos de envasado primario, secundario y terciario. Todo esto es bastante simple y obvio. El envase primario es en lo que el producto se empaqueta directamente; en nuestro caso, es una lata de aluminio. El envasado secundario es en lo que se empaquetan las latas para la posterior venta o exhibición: son 4, 6, 12 y 24 latas en una caja o “manga” de película retráctil. El embalaje secundario generalmente se usa entre el almacén de la tienda y el estante de la tienda. Para el transporte en distancias más largas, entre distribuidor y tiendas, entre fabricante y distribuidor, se necesita un embalaje terciario que pueda soportar la carga y descarga por cintas transportadoras, montacargas y largos viajes de camión – en nuestro caso, cajas de 12 latas se apilan en un palet de transporte y film envuelto para mayor estabilidad, este es nuestro embalaje terciario. Los envases primarios y secundarios son visibles para el consumidor y, por lo tanto, deben tener una marca, ser atractivos e informativos. Los envases terciarios (y, además, quizás los cuaternarios) no son importantes para el consumidor, el consumidor casi nunca los ve.

El enfoque de nuestro articulo será precisamente el embalaje primario, mencionando los otros niveles de embalaje solo si fuere necesario.

Toda la teoría moderna del envasado de cerveza se basa en seis funciones: debe contener y transportar el producto (contención), debe proteger el producto (protección), debe proporcionar una determinada porción del producto (330 ml, 500 gramos o 12 pastillas), debe ser procesada (reciclabilidad), debe ser conveniente para el consumidor (conveniencia) y tiene una función de comunicación (comunicación).

Vamos a intentar descifrar la teoría mediante ejemplos específicos desde el punto de vista de todos los participantes en el proceso de producción, transporte y consumo de cerveza:

Desde el punto de vista del producto en sí, el envase debe conservar el sabor, el color y las propiedades organolépticas del producto durante el mayor tiempo posible. El contacto con el envase no debe modificar las propiedades organolépticas del producto. El embalaje debe ser hermético, no dejar pasar líquidos y gases en ambas direcciones, y no debe dejar pasar la luz visible. El envase debe soportar la presión de los gases disueltos en el producto.

Desde el punto de vista del fabricante, el embalaje debe ser bonito, evocar el deseo de comprar cerveza, dar la impresión de confiabilidad y seguridad, y debe mostrar la marca registrada del fabricante. El embalaje debe ser rentable. El empaque debe ser confiable y económico, el costo del envase por 1 unidad de producto debe ser lo más bajo posible. El peso del embalaje por artículo debe ser lo más pequeño posible, ya que esto reduce el peso total del artículo y hace que el transporte y el almacenamiento sean más eficientes. Hay que tener en cuenta que el envase de cerveza también debe cubrir la distancia entre la planta de envasado y la línea de embotellado antes de que se llene de cerveza, lo que implica costes de transporte proporcionales al peso y/o tamaño del envase.

Desde el punto de vista de garantizar la seguridad del consumidor, el envase debe mantener el producto en su forma original durante el mayor tiempo posible, para evitar que entren en él polvo, suciedad, sustancias extrañas y microorganismos. Los envases de cerveza deben soportar mucha presión y no explotar incluso con el calor más fuerte.

Desde el punto de vista de la legislación vigente, el envased debe informar al consumidor sobre las propiedades individuales del producto, su número de lote y fecha de consumo preferente, los riesgos asociados con el consumo de este producto (alcohol, alérgenos), la dirección del fabricante y el método de contacto con él, el número de registro sanitario. Toda esta información debe aparecer en el envasado primario (y a menudo en el secundario).

Desde el punto de vista de la ecología y la conservación del medio ambiente – de acuerdo con el modelo de “reducir, reutilizar, reciclar”, los envases deben ser lo más pequeños posible por unidad de producto, los envases deben poder reutilizarse o al menos reciclarse de manera eficiente.

Desde el punto de vista de un minorista, tienda o cafetería: el producto debe verse atractivo, el envase debe ser conveniente para servir o vender a los clientes, los embalajes primario y secundario deben producir pocos desechos y, preferiblemente, desechos que puedan eliminarse de forma gratuita (basura reciclable). Una propiedad muy importante del embalaje primario es la posibilidad de su almacenamiento compacto y conveniente en el almacén de una tienda, en un estante en un centro comercial o en una nevera bajo el mostrador de un bar.

Desde el punto de vista de las propiedades de transporte y almacenamiento, el embalaje debe ser lo suficientemente resistente para no dañarse durante las operaciones de carga y descarga (daños mecánicos) y transporte (vibraciones). El embalaje debe ser capaz de resistir la exposición a corto plazo al agua, a la humedad, a cambios en la temperatura ambiente de decenas de grados en çlpoco tiempo. El embalaje primario debe permitir el desarrollo de embalajes secundarios y terciarios aptos para apilarse en el mayor número de capas posible, la geometría del embalaje secundario y sobre todo del terciario debe ser rectangular y encajar cómodamente en los palets de transporte. El tamaño máximo de palet, a su vez, garantiza que las mercancías en el palet se colocarán de manera eficiente en el transporte (en la parte trasera de un camión, vagón de tren o bodega de barco) y pasarán a través de las aberturas y puertas de los almacenes.

Estas son solo las principales consideraciones y pruebas que deben cumplir los envases primarios de los productos. Si este tema te interesa, puedes consultar libros de texto sobre la teoría y la práctica del embalaje. Éste es un tema muy importante y extenso, hay mucha información al respecto y es de fácil acceso.

La cerveza es un producto específico ya que el envase de la cerveza al por menor es muy pequeño, la mayoría de la cerveza se vende en botellas y latas de 250 a 500 mililitros, y solo unas pocas en botellas de vidrio y PET de 1-2 litros. El costo de la cerveza en sí en relación con el costo del envase es muy pequeño, el costo de la cerveza por peso (precio por 1 kg) también es pequeño. Por lo tanto, la cerveza es un producto básico con baja eficiencia de envasado y transporte.

A modo de comparación, una lata de cerveza de aluminio de 330 ml cuesta 0,5 € y pesa 350 gramos, una lata de champú de 350 ml cuesta 6-8 € y pesa 370 gramos. ¿Qué es más rentable llevar en transporte si se paga por kilogramo de peso transportado? ¿Qué es más rentable poner en el estante, si piensa en la efectividad de la venta al por menor, como la cantidad de productos en € por 1 m2? ¿Qué es más rentable vender en una tienda online?

Echemos un vistazo a las principales opciones de envasado primario de cerveza que están disponibles en el mercado.

Hay tres envases de cerveza tradicionales: una lata de aluminio, una botella de vidrio y una botella de PET (Tereftalato de polietileno).

Se están realizando desarrollos alternativos hacia el uso de HDPE (Polietileno de alta densidad), PP (Polipropileno), PEN (tereftalato de polietileno) y papel (pulpa de madera) para el envasado de bebidas carbonatadas. Hasta el momento, ninguna de estas tecnologías está lista para su uso práctico debido a limitaciones tecnológicas o económicas, pero empresas serias como PepsiCo, CocaCola, Heineken, Carlsberg, etc. están detrás de estos desarrollos, se asignan presupuestos serios para investigación y no podemos excluir la posibilidad de una solución completamente nueva y revolucionaria que “apartará” el aluminio, el vidrio y el PET como los principales envases minoristas para bebidas carbonatadas.

PABOCO – acrónimo de Paper Bottle Company (botellas de fibra de base biológica) es un proyecto de botellas para bebidas carbonatadas a base de celulosa vegetal. Uno de los mayores productores de cerveza del mundo, Danish Carlsberg, anunció en junio de 2022 el lanzamiento de un proyecto piloto: ¡cerveza en botellas de papel!

Teniendo en cuenta que detrás del proyecto “Paper Bottle Company” o PABOCO, además de Carlsberg, también están Coca-Cola, Pernod Ricard, Procter and Gamble, se puede suponer que la botella “de papel” pronto será una realidad…

Debe entenderse que los fabricantes de botellas de vidrio, botellas de PET y latas de aluminio tampoco se quedan quietos. Invierten mucho en I+D para optimizar sus productos y en relaciones públicas para convencer a los consumidores de los grandes beneficios para el consumidor y el medio ambiente de los envases tradicionales. Detrás de los tradicionalistas están los productores de materias primas (vidrio, PET y aluminio) con sus grandes presupuestos, que no quieren perder cuota de mercado ni sus ganancias.

Los fabricantes de bebidas también están generalmente del lado de los materiales tradicionales. Ya han invertido millones de dólares en sus líneas de enlatado y embotellado y no quieren reemplazarlo todo y cambiar a otro tipo de envases. Los tradicionalistas ofrecen soluciones evolutivas basadas en la mejora de las tecnologías existentes: reducción del peso de una botella de vidrio, reducción del grosor de una botella de PET, uso de recubrimientos metálicos ultrafinos sobre el vidrio, uso de botellas de PET que consisten en varias capas de plástico con diferentes propiedades. Lo principal es que todas estas soluciones no implican una sustitución radical de sus líneas de producción existentes y sustitución de líneas de embotellado para los productores de bebidas.

Estamos en el epicentro de los cambios que se avecinan. El tiempo dirá si serán radicales o no. Pero el cervecero necesita tomar una decisión ahora mismo. Y esta decisión lo acompañará durante otros 5 a 10 años, ya que las inversiones derivadas de esta decisión serán significativas y darán sus frutos durante mucho tiempo. ¡Nuestro análisis de la situación y las conclusiones que inclinaron la balanza a favor de la lata de aluminio se pueden leer en la Parte 2!