Seleccionar página
EL Camino MÍTICA

Una oda a una lata de aluminio.

¿Por qué elegimos las latas de aluminio? Parte 3.

Analicemos una lata de aluminio segun los criterios de evaluación del envasado que encontramos en la Parte 1 de esta publicación.

Desde el punto de vista del producto, una lata de aluminio es un envase sellado de alta calidad que no deja pasar la luz y resiste la presión de los gases de la cerveza. Utilizamos latas de cuarta generación, que tienen una capa de barniz de grado alimenticio en su interior y en las que no hay contacto entre la cerveza y el metal. Las tapas de las latas ahora tienen una junta de goma lo que hace imposible que tengan fugas o exploten. Según estos parámetros, ni el vidrio ni el PET se pueden comparar con una lata de aluminio.

Desde el punto de vista del consumidor, el peso de una botella de 0,33 con cerveza será de más de 500 gramos, el peso de una lata de 0,33 con cerveza será de 350 gramos. ¿Qué elegirás llevar contigo en un viaje a la naturaleza o un viaje a la playa? ¿Y para una barbacoa en una gran empresa? La respuesta es obvia.

Desde el punto de vista del fabricante, el costo de una lata de aluminio es menor que el costo de una botella de vidrio de la misma capacidad. El peso de una lata es 10 veces menor que el peso de una botella de la misma capacidad. Un palé de transporte de latas contiene de 3 a 5 veces más latas que botellas. ¡Excelente eficiencia para el fabricante! ¿Cuál es el truco? Una lata de aluminio vacía es muy frágil, es muy fácil que se arrugue y se vuelva inadecuada para el embotellado. Es necesario estar atento a su transporte y almacenamiento, instruir al personal sobre el manejo adecuado de las latas vacías. Sí, esto es una desventaja, pero merece la pena en comparación con las ventajas de la lata de aluminio.

Desde el punto de vista del marketing, la lata sigue perdiendo frente a la botella. En la mente del público, una botella sigue siendo más prestigiosa que una lata. Una lata se asocia con un supermercado, comida de delivery  y una fiesta en casa con amigos, una botella es una cafetería o restaurante. Pero la situación está cambiando rápidamente. Actualmente, en EE. UU. y Reino Unido, casi toda la cerveza artesanal ya se produce en latas, el consumidor se está acostumbrando a la idea de que un producto prestigioso y relativamente caro también puede estar en una lata de aluminio. La lata tiene una gran superficie para la etiqueta, respectivamente, y esto supone más espacio para la creatividad del diseño. El tamaño del envase también es importante para el marketing. Los cerveceros artesanales han elegido un nuevo formato para su cerveza: una lata de 0,440 l. Dado que el costo de la cerveza artesanal es más caro que el precio de la cerveza industrial, los productores artesanales no quieren asustar inmediatamente al comprador con un alto precio por lata. La teoría del marketing es que cuando un consumidor compara el precio de una lata de cerveza industrial de 0.33 y una lata de 0.44, ve que no solo el precio es mayor, sino que el volumen del producto también es mayor. O si el comprador compara el precio de una lata de cerveza industrial de 0,5, entonces una lata “artesanal” de 0,44 cuesta lo mismo o no mucho más.

Desde el punto de vista de garantizar la seguridad del consumidor, tanto la lata como la botella mantienen el producto cerrado herméticamente, evitando la entrada de polvo, suciedad, sustancias extrañas y microorganismos. Al mismo tiempo, la botella transmite la luz solar, pero la lata no. Una botella de vidrio, al romperse por negligencia o accidente forma fragmentos afilados, mientras que una lata de aluminio es completamente segura.

En términos de ecología y conservación del medio ambiente, una vez extraído y fundido, el aluminio tiene una reciclabilidad casi infinita en la economía. Cuantas más “vueltas” de procesamiento haga este aluminio, mejor será su “huella de carbono” total de producción y uso.

El vidrio tiene un reciclaje más limitado (reciclabilidad) – para la producción de vidrio para botellas nuevas, solo se puede usar un 30% de vidrio reciclado, se debe usar alrededor de un 70% de vidrio nuevo para garantizar la resistencia. Naturalmente, el vidrio de las botellas recicladas se puede utilizar para producir otros productos menos exigentes pero no menos útiles.

Huella de carbono en el transporte: la lata de aluminio gana por completo. El peso varias veces menor del aluminio por unidad de producto hace que la lata sea mucho más ecológica, no llevamos cientos de kilogramos de vidrio de más por todo el mundo. En el reciclaje, una lata de aluminio vuelve a estar por delante: las latas se pueden prensar, pesan poco, no se rompen y, por lo tanto, les es indiferente manipulaciones o transportes poco delicados.

El único concepto ecologista en el que actualmente no se puede utilizar una lata de aluminio es el concepto REUTILIZAR. En muchos países del mundo, una botella de vidrio se usa repetidamente. Cuando se vende una bebida en una botella de este tipo, se le cobra al consumidor un depósito de seguridad por la misma, que se le devuelve al consumidor cuando devuelve el envase vacío (el casco). Todo el dinero no reclamado por los consumidores se destina a la limpieza y recogida centralizada de envases de vidrio de calles, parques de playa, etc. Sin embargo, la mayoría de las botellas son devueltas por los consumidores a los puntos de recolección, transportadas a las cerveceras, donde son lavadas, esterilizadas, rellenadas con cerveza y devueltas al mercado. Al mismo tiempo, una botella reutilizable es más gruesa, más resistente y entre un 15 y un 25 % más pesada que una botella de un solo uso. El cálculo de la huella de carbono total de dicho modelo debe incluir no solo el costo ambiental de producir una botella reutilizable, sino también el costo ambiental del combustible para transportar botellas vacías, el consumo de energía y los detergentes para la esterilización de botellas, etc. En Europa, Alemania tiene la industria de botellas reutilizables más grande del mundo con respecto al PIB y emplea a decenas de miles de personas, por lo que este modelo seguirá funcionando en los próximos años.

Desde el punto de vista minorista. Las tiendas están encantadas con la lata de aluminio. Es ligero, fácil de transportar y almacenar de forma compacta. La lata no sufre con la humedad ni la temperatura, y el consumidor no puede tocar el producto dentro de la lata con el dedo… Y otra propiedad de marketing importante de la lata es que una vez abierta la lata de cerveza debe beberse rápidamente, no puede cerrarse de nuevo. Así, no podemos “estirar” el consumo del producto, tenemos que ir a comprar la siguiente lata. ¡Hurra! ¡Más ventas para las tiendas!

Los cafés y los restaurantes se encuentran en una encrucijada. Por un lado, todas las cualidades positivas de un aluminio les benefician, pero por el otro hay una tradición. La tradición dice que, después de todo, el visitante de un restaurante espera una botella de vidrio. A su entender, es más elegante, prestigiosa y luce bonita junto a un vaso de marca sobre una mesa con mantel blanco. Pero los tiempos están cambiando, las empresas de catering no quieren perder tiempo y espacio en el manejo de envases de vidrio, en busca de eficiencia eligen cada vez más las latas de aluminio y las botellas de PET. Por otro lado, la estética de la lata de aluminio también ha sufrido importantes cambios.

La cerveza artesana utiliza la gran superficie de la lata como lienzo para la expresión artística de su ideología, de su marca, de su forma de vida. Las etiquetas para latas artesanales suelen elevarse al nivel de obras de arte, convirtiéndose en atractivas miniaturas artísticas que pueden decorar cualquier mesa de bar o restaurante. Se realizan concursos de diseño de etiquetas para latas artesanales, en los que participan destacados diseñadores industriales y artistas populares.

Reciclar una lata de aluminio vacía es mucho más eficiente que reciclar botellas. La lata simplemente se tritura y se arroja a un contenedor de aluminio reciclado.

Desde el punto de vista de las propiedades de transporte y almacenamiento, una lata de aluminio llena de una bebida carbonatada es casi ideal, es tan fuerte que incluso una bolsa retráctil de polietileno puede servir como embalaje secundario. Probablemente hayas visto “ladrillos” de 24 latas de Coca-Cola en una “manga” de film en tu supermercado favorito. Dichos “ladrillos” rectangulares se apilan fácilmente en un palet y se cargan en un camión.

Para tomar una decisión tan responsable, leímos mucha literatura, revistas profesionales y publicaciones en línea. Hicimos un amplio estudio de marketing, visitamos ferias comerciales profesionales y hablamos con nuestros compañeros cerveceros. Después de eso, hicimos un análisis DAFO bastante profundo desde el punto de vista de nuestra pequeña cervecería y… ¡decidimos hacer nuestra cerveza en latas para ti!

Lee aquí sobre el proceso de enlatado de nuestra cerveza.